Seguidores

miércoles, 14 de octubre de 2015

Aliquando, Natasha Castello.

Ella era diferente, inevitable, inefable. A veces tan tierna, tan cálida, tan niña. A veces tan fría, tan distante, tan mujer. Era ella, sencillamente ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu aportación...