Seguidores

domingo, 8 de febrero de 2015

Historia de un idiota contada por él mismo, Félix de Azúa.

En cuanto un individuo cae enfermo de enamoramiento, el mundo se disuelve como una pastilla de jabón en ácido sulfúrico.

1 comentario:

Gracias por tu aportación...